7

Me miras, de cerca me miras, cada vez más cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y silencio.

Rayuela, Julio Cortázar

Autor: Niña Murciélago

La Niña Murciélago vaga por las calles en busca de locos... por lo general, ellos salen huyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *